Consejos para cuidar tu piel y tu belleza en invierno

Ahora sí que ha llegado el frío de verdad. Y con los vientos, la nieve y las heladas han llegado nuevos peligros para tu piel, muy sensible a esta época del año. El frío del invierno y los constantes cambios bruscos de temperatura (de la calle a la calefacción) alteran el estado de la piel, la resecan y cuartean, agrietan los labios y nuestras manos se vuelven rasposas. Así que es momento de adaptarse  y cuidarse un poco más. Los expertos de Perseida te ofrecen estos consejos para que tu belleza y tu piel no se resientan. ¿Estás lista? ¡Pues adelante!

Empieza cuidando tus manos

Las manos son especialmente sensibles en esta época, porque están constantemente expuestas al frío y se resecan con rapidez. Evita lavarlas en exceso, porque en cada lavado pierden hidratación. Unos buenos guantes y una buena crema hidratante con efecto barrera serán tus mejores aliados.

Por ejemplo, el bálsamo de manos de GG París; una delicia para tus manos, con su textura aterciopelada y fragancias sutiles y suaves, unidas a los efectos hidratantes, relajantes, purificantes y regeneradores de sus extractos florales y frutales.

Cuida también las cutículas de las uñas, que se vuelven rugosas y frágiles con el frío; hidrátalas después de lavarte las manos y vigila los trocitos de piel que pueden desprenderse.

Y no te olvides de los pies. Recuerda que pasan muchas horas ‘encerrados’ dentro de gruesos calcetines y botas;  y como además no hay que lucirlos, pensamos que tampoco hay que cuidarlos. Así que hidrátalos y mímalos tanto como tus manos.

Tu cara y tus labios también sufren en invierno

Es la parte del cuerpo que menos cubrimos, y por tanto la que más sufre el viento y el frío. Por eso es importante que nutramos la piel y la ayudemos a hidratarse un poco más de lo habitual. Un buen truco es añadir una pizca de crema hidratante a tu base de maquillaje.

La exfoliación es esencial en esta estación, pues ayuda a eliminar las células muertas y facilita la regeneración de la dermis. También es la mejor época para los peelings y las mascarillas nutrientes y relajantes (la humedad, el frío y los cambios de temperatura estresan la piel).

Y en cuanto a los labios, hidrátalos bien por la mañana y por la noche y protégelos del frío cuando vayas a salir. Así evitarás que se resequen y se agrieten.

Para la piel, hidratación, hidratación, hidratación

El frío reseca la piel de todo el cuerpo, incluso de las partes que mantienes cubiertas y bien abrigadas cuando sales. Por eso es importante mantenerla hidratada, por dentro y por fuera, bebiendo agua en abundancia y utilizando las cremas adecuadas. No alargues el tiempo de ducha: cuanta menos agua, más humedad retiene nuestra piel; y no te seques del todo al aplicarte la crema hidratante, con los poros abiertos se absorben mejor sus componentes.

Evita las cremas, lociones y perfumes que contengan alcohol, porque resecan aún más tu piel y pueden causar irritaciones.

Y, al igual que en las manos, es recomendable hacer un tratamiento de exfoliación a la semana.

Que tu cabello no pierda brillo ni fuerza

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.